La Coctelera

Antigüedad en CyL TV

Sentimos que la calidad y el sonido no sean un poco mejores.

Por los páramos de Antigüedad (Palencia)

Aviones, bicicletas y horizontes despejados en un paseo por el corazón del Cerrato

Texto, vídeo y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Parece como si en Antigüedad, un pequeño pueblo del Cerrato palentino, no supieran lo que es el término medio a la hora de levantar monumentos: igual les sirve una humilde bicicleta de carreras que un avión Phantom F-4. O un chozo de pastor de los de antes.

El primero uno se lo encuentra según llega por la carretera de Cevico Navero -la PP-1411-, en alto sobre un poste, como un viejo tótem levantado por una ancestral tribu ciclista, en la orilla izquierda y a cuatro kilómetros de Antigüedad. Es el lugar exacto en el que el excorredor Lance Armstrong se vino al suelo y se rompió la clavícula, el 23 de marzo de 2009, mientras disputaba una etapa de la Vuelta a Castilla y León. Llevaba seis meses corriendo después de una dura lucha contra el cáncer, que había ganado. Aquí, en medio de una de las parameras que tanto caracterizan el paisaje cerrateño, en mitad de una recta de varios kilómetros trazada con tiralíneas, el entonces siete veces ganador del Tour de Francia, heroidicidad que había realizado sin saber lo que era un rasguño, vino a tener la caída más sonada de su carrera. Física y hasta ese momento, se entiende. Algo después vendría la definitiva, la que acabó destronándole tras desenmascararse una trayectoria llena de trampas y dopajes.

El caso es que aquella caída, que terminó con Armstrong en el hospital de Valladolid, puso el nombre de Antigüedad en periódicos y noticiarios de medio mundo, al mismo tiempo que en las televisiones del orbe se veía también el penoso estado en el que se encontraba entonces aquella carretera cochambrosa y parcheada. Para aprovechar semejante tirón mediático, la asociación juvenil "El Torreón" tuvo la ocurrencia de colocar en ese lugar una bicicleta y una placa. La Diputación, por su parte, la de adecentar una carretera que nunca debería haber estado así.

Poco imaginaba nadie entonces que aquel sencillo monumento, una bicicleta desempolvada de un trastero, tendría que pasar por la vergüenza de hacer honor a un corredor tramposo. En la placa sigue luciendo: "En reconocimiento a la vida personal y deportiva de Lance Armstrong". Si bien, estando donde está, al borde de una carretera de tercera, solitaria y en alto sobre unos horizontes a menudo batidos por el viento y encarada al sol poniente, bastaría un cambio de placa para que, además de recordar aquella anécdota, resultara también un emotivo monumento a tantos y tantos ciclistas aficionados como cada año mueren en carreteras de ese tipo por accidentes que nunca deberían haberse producido. Es tan solo una idea.

Lo del Phantom F-4 es otra historia. Una historia tan lejana que arranca en la Guerra Civil y viene a recordar a los hermanos César y Augusto Martín Campos, naturales de la localidad, iniciadores de la lista de pilotos relacionados con Antigüedad. Ambos fueron pilotos de guerra y ambos murieron un año después de iniciada la contienda combatiendo cada uno en bandos diferentes. El avión, un cazabombardero de 1970, jubilado en el año 2001, que sirvió primero en Estados Unidos y después estuvo haciendo reconocimientos en España durante diez años, es, en realidad, un homenaje a todos los pilotos españoles. Fue cedido en el año 2007 por el Ministerio de Defensa y trasladado pieza a pieza desde Torrejón de Ardoz para colocarse en posición de perpetuo vuelo rasante -a seis metros del suelo- sobre los páramos de Antigüedad.

Por último, el chozo de pastor, es la reconstrucción ubicada junto al cruce de las carreteras de Baltanás y Cevico con la que se recuerda, sobre todo al forastero, la manera tradicional en la que se levantaban por aquí unas construcciones que ya solo se encuentran, in situ, con cuentagotas. Y eso porque en Antigüedad hay quien aún se dedica a mantener viva la memoria de una forma constructiva al borde de la extinción.

La suerte que tiene el viajero, y que ya no tienen ni la bicicleta ni el Phantom, es que no hay pedestal que le ate para merodear por estos páramos a sus anchas. Y gozar cuanto le pete de un paisaje singular, hecho de llanuras pedregosas, caminos embarrados cuando llueve, cuestas repentinas y una floresta desigual, montuna, poblada de encinas, quejigos, enebros y sabinas, que huele a espliegos, tomillos y lavandas. Es decir, a campo campo. Un paisaje de contornos suaves, de vallejos, de lomas y cerretes tan calizos que deslumbran como la nieve a pleno sol y se vuelven merengue en cuanto caen cuatro gotas.

Y para eso, para gozar durante una mañana de estas singularidades se ha lanzado a recorrer la ruta que en algunos folletos viene señalada como "La ruta de La fuente de los Serranos", un circuito con principio y final en Antigüedad y de entre 12 y 15 km, dependiendo de los desvíos que se hagan.

El punto de partida está en la parte baja del pueblo, por el camino de Los Caños, que corre junto al arroyo de Valderrey en dirección sureste. Es la salida por el fondo del valle, por un camino que va dejando al lado derecho una curiosa colección de puertas de bodegas. Más o menos a un kilómetro del pueblo surge el desvío que, hacia la derecha, aúpa hasta lo alto del páramo en una larga cuesta. Es el camino de La Antolina, una rampa que lleva, en menos de dos kilómetros, desde los 840 metros de altitud hasta los 925 en los que se sitúa la rasa de la paramera.

Al tiempo que se recupera el resuello aparece, ya arriba, un cruce en equis, donde lo suyo es seguir de frente, sin tomar las opciones que se abren por la derecha ni por la izquierda. Es una pista agrícola que va dejando campos pelados a uno y otro lado mientras se aproxima a un punto muy especial de este viaje: la Cruz de la Muñeca, otro de los singulares homenajes que salpican el contorno geográfico de esta localidad.

Ahora el monumento es una sencilla cruz de piedra que recuerda el paso por este mismo lugar -no muy lejos de donde Armstrong se rompió la clavícula- de la reina Juana I de Castilla acompañando el féretro de su esposo Felipe el Hermoso. Fue en 1507, en el transcurso del increíble viaje que durante tres años llevó a la reina a deambular por los páramos de Castilla, siempre de noche, enredada en un desconsuelo tan profundo que acabó en locura. Buscaba llevar al amor de su vida desde Burgos, donde murió, hasta Granada, para que descansara en paz. Pero entre tanto, acabó perdida por los pueblos del Cerrato que miraban atónitos el discurrir por sus calles de las interminables procesiones silenciosas que se perdían después en lo alto de los páramos. Dicen que aquí, en la Cruz de la Muñeca, el féretro arrastrado por cuatro caballos negros cayó al suelo y tocó tierra. Como el exciclista.

Doscientos metros antes de alcanzar la Cruz se abre, por la derecha del camino, un tramo de la Cañada Real Burgalesa que hay que tomar. Está señalizada con una flecha de madera y un cartel rojo con la letra "P". Novecientos metros más adelante se inicia el descenso hasta el fondo de Majadahonda, uno de los vallejos estrechos y retorcidos tan característicos del Cerrato. Al llegar abajo hay que bordear un abrevadero, el pozo de Pillella, y continuar por la orilla izquierda del arroyo que nace de él. Siguiendo el curso del arroyo y a casi tres kilómetros del abrevadero se alcanza la rampa que alza hasta el soto, acondicionado con mesas, en el que manan los potentes caños de la Fuente de los Serranos.

Desde este descansadero se inicia el tornaviaje hacia Antigüedad. Al pie de la rampa que lleva hasta la fuente se abre el ramal del camino que inicia la subida al páramo. Es una buena pista agrícola que aparece señalizada desde aquí y hasta el final con las trazas de un GR -rayas blanca y roja- que no dejan lugar a dudas en los posibles desvíos.

___________________________________________________________________________________

EL PASEO. Recorrido sin señalizar en torno a la localidad palentina de Antigüedad. De fácil realización si se siguen las indicaciones del reportaje. Tiene unos 15 km de trazado que pueden realizarse sin dificultad a pie o en bicicleta. A pie puede hacerse en unas tres horas. Desde la Fuente de los Serranos hasta Antigüedad se siguen los trazos de un sendero de gran recorrido -rayas blanca y roja-.

INFORMACIÓN. En la web de Antigüedad puede descargarse un folleto con la descripción del itinerario.

QUÉ MÁS. A tres kilómetros y medio de Antigüedad, por la carretera de Cevico Navero, se localiza la ermita de Villella. En unas remodelaciones realizadas en el siglo XX se descubrió en su suelo la planta de una iglesia mozárabe del siglo IX. A cinco kilómetros de Antigüedad, en dirección a Espinosa de Cerrato, se halla la ermita de Nuestra Señora de Garón, en un bucólico paraje poblado de enormes chopos a los que algunos atribuyen, si se les abraza, la posibilidad de cargarse de energías telúricas. Tienen mucha fama las aguas del manantial y la Virgen despierta gran devoción en la zona.

Finalmente si picas en la imagen siguiente podrás ver el vídeo.

Todo este artículo ha sido extraído el blog: http://www.siempredepaso.es/ de Javier Prieto Gallego

Jota hacia delante y hacia atrás

Antigüedad disfruta de un animado programa de fiestas

29.09.13 - 23:56 -

El último domingo de septiembre aparece destacado en el calendario de los antigüedeños. Es la fiesta grande en honor a Nuestra Señora de Garón –la función de septiembre, como dicen en Antigüedad–. Una fecha que congrega a centenares de vecinos que quieren danzar a su patrona, siguiendo la tradición transmitida de generación en generación.

Antigüedad respiraba fiesta por todos los rincones en la jornada del domingo. Desde primeras horas, los dulzaineros locales de Terilejos amenizaban los pasacalles festivos en honor a la Virgen de Garón. Los actos religiosos congregaron a numerosos vecinos que, a pesar de cambiar el plan establecido, quisieron honrar a su patrona. Y es que la amenaza de lluvia obligó a suspender la procesión desde la parroquia de la Asunción hasta la ermita de Garón, a cinco kilómetros de la localidad.

A los sones de la dulzaina y el ritmo del tamboril, los antigüedeños danzaron a su patrona por los entornos de la parroquia. Participaron grandes y pequeños como expresión del cariño que sienten hacia su patrona y lo hicieron a través de las danzas y los enfervorizados vivas. La jota hacia adelante y hacia atrás constituye una de las tradiciones más arraigadas de la localidad.

La tarde del domingo también contó con numerosos actos, como un encierro ecológico o el concierto de Helena Bianco, la que fuera cantante de Los Mismos. Además, los antigüedeños disfrutaron de los fuegos artificiales, verbena y chocolate con la Peña El Torreón. «El tiempo nos está dando algunos respiros para la celebración de los festejos, aunque hemos instalado una carpa para asegurarnos la música y otras actividades programadas. La participación está siendo muy numerosa y estamos muy satisfechos con el resultado», destacó el alcalde Luis Fernando Cantero.

Antigüedad continúa hoy sus fiestas hasta el martes, día 1.

Si deseas ver más fotos haz clic en la imagen de la Virgen de Garón.

Diccionario de palabras en desuso. Antigüedad (Palencia)

Acabo de actualizar este Diccionario con un par de nuevas palabras. A continuación tenéis un enlace desde donde podréis visionar su contenido o descargarlo e imprimirlo, si así lo deseáis.

Homenaje al ciclismo en su conjunto

Alberto Abascal - domingo, 27 de enero de 2013

Antigüedad, pueblo palentino de unos 400 habitantes y que en abril de 2009 saltó a la fama por colocar un monumento en homenaje al ciclista estadounidense Lance Armstrong tras sufrir una caída en sus carreteras en la Vuelta de Castilla y León, ha decidido cambiarlo por el «fraude» que ha supuesto que reconociera que tomó sustancias dopantes en su carrera deportiva.

Así lo ha expresado en declaraciones realizadas por el alcalde de la localidad, Luis Fernando Cantero (PSOE), que reconoce que el pueblo se ha quedado «huérfano de un sentimiento de honor» que habían adquirido tras el paso del entonces siete veces ganador del Tour de Francia por su localidad. «Hemos decidido que el monumento permanezca donde está, pero cambiaremos la placa que tributa el homenaje a Lance Armstrong por otro que implique un canto de alabanza en favor del ciclismo en su conjunto», ha comentado.

La historia comenzó en abril de 2009 cuando la Asociación Juvenil El Torreón de Antigüedad tomó la iniciativa de rendir un homenaje al corredor tejano con la colocación de un monumento formado por una vieja bicicleta y una placa de madera con la leyenda «la clavícula de Armstrong». Era una vieja bici de color azul con guardabarros, que incrustada en el cemento por la rueda trasera dominaba el lugar donde se produjo la caída del norteamericano, la más importante de su carrera, en la primera etapa de la ronda autonómica.

El ciclista, que hasta ese momento no había sufrido en carrera un solo percance de importancia, se fue al suelo el 23 de marzo a 20 km de la meta, en la etapa entre Paredes de Nava y Baltanás.

Armstrong, de 37 años, quedó varios minutos sentado junto a la calzada, visiblemente dolorido en su clavícula derecha, antes de ser trasladado en una ambulancia al hospital Clínico Universitario de Valladolid, donde le confirmaron que sufría «una fractura limpia de la clavícula derecha», según desveló la radiografía a la que fue sometido.

El monumento posteriormente sufrió una modificación después de ser dañado en un acto vandálico. Actualmente, la bicicleta que simboliza el monumento está colocada en el mismo lugar, pero en un poste alto para evitar su manipulación. Luis Fernando Cantero ha señalado que en Antigüedad el ciclismo siempre ha estado «muy arraigado». No en vano, en la década de los 70 llegó tener un velódromo.

«Para nosotros Armstrong era todo un símbolo de honor, esfuerzo y compromiso, no sólo por lo que había conseguido en la carretera sino por su lucha contra el cáncer», ha señalado el regidor, que ha reconocido que, pese a todo, nadie del pueblo «está arrepentido por haber sentido «como suyo» al ciclista.

Y es que Antigüedad tiene apego a los monumentos. Esta localidad se distingue además por contar con otro monumento de carácter singular y no es otro que un auténtico avión de combate Phantom.

El avión fue cedido por el Ejército del Aire al Ayuntamiento de Antigüedad como homenaje a los pilotos pioneros de la aviación militar española nacidos en la villa entre los que destacan los hermanos Martín Campos que combatieron y murieron en distintos bandos durante la Guerra Civil Española y por extensión a todos los pilotos que siguieron sus pasos.

¿Y ahora qué hacemos con el monumento a Armstrong?

Antigüedad abre un debate en el pueblo tras la confesión del ex-ciclista.

  • La localidad levantó un monolito allí donde el texano se rompió la clavícula en 2009.
  • "Queremos mantenerlo modificando la leyenda de la placa", explica un concejal.

Antigüedad abre un debate en el pueblo tras la confesión del ex ciclista. La localidad levantó un monolito allí donde el texano se rompió la clavícula en 2009. "Queremos mantenerlo modificando la leyenda de la placa", explica un concejal. Los 400 habitantes de la localidad palentina piden ayuda."Creo que lo más correcto es cambiar la inscripcion de la placa", explica el concejal Carlos de la Cruz. Desde 2009, los vecinos presumían del monolito que habían levantado allí donde el ciclista estadounidense se rompió la clavícula durante una Vuelta a Castilla y León.

La decisión no parece fácil. Durante toda la mañana nadie contestó al teléfono en la secretaría del Ayuntamiento. El mismo De la Cruz reconoce que hay un debate abierto: "Nos preguntamos qué hacer con esto". La confesión de Armstrong de que utilizó sustancias dopantes durante toda su carrera ha provocado una marea de reuniones en el pueblo.

Al alcalde, Luis Fernando Cantero, le llueven ofertas para aparecer en directo en televisión. "Ahora mismo creo que está con los de Antena 3", explica por teléfono 'El Poli', que es el apodo con el que se conoce al aguacil. Minutos más tarde atiende el propio regidor la llamada de MARCA.com. "Pensado, pensado, no tenemos pensado nada", dice prudente porque quiere hablar primero con la Asociación El Torreón, la primera que se movilizó hace casi cuatro años para levantar la obra.

"Se va a quedar", se atreve a asegurar el alcalde. La primera idea que se baraja es la de mantenerlo como un vestigio de la historia del ciclismo, como un reconocimiento a este deporte. La placa reza ahora mismo: 'A Lance Armstrong, a su vida profesional y deportiva'. Pero se confirmó lo que algunos sospechaban hace tiempo y otros se negaban a creer. "Quién se iba a pensar que ganaba lo que ganaba haciendo trampas", se pregunta todavía.

El monumento se encuentra en el kilómetro 6,5 de la carretera PP-1411, la que va de Antigüedad a Cevico Navero. Justo en ese punto se cayó Lance Armstrong en marzo de 2009. Fue en su primera carrera tras su reaparición, en su primer encuentro con Alberto Contador como 'compañero' de equipo.

No es la primera vez que el pueblo sufre por el monolito. En 2010 lo destrozaron unos gamberros. "Será más bonito y estará más protegido y más alto", aseguraron entonces desde el consistorio. Y lo volvieron a levantar gracias al trabajo del herrero del pueblo, que montó el nuevo pedestal, y al vecino que cedió una bici de carreras que guardaba cogiendo polvo en su casa.

angel.liceras@marca.com

Si quieres ver el reportaje, referido a la misma noticia, emitido ayer, día 21, por "lasexta TV" pica en el logotipo del programa "Más vale tarde".

Lipdub de Antigüedad

Para ver el vídeo pica en la imagen.

Dichos y frases hechas